Un proceso que busca mejorar el rendimiento de los camiones de gran tonelaje además de garantizar un alto nivel de respeto medioambiental

 

Dos importantes marcas posicionadas en el sector automotriz, unieron fuerzas para producir un vehículo tipo camión de alto tonelaje, alimentado con pila de combustible de hidrógeno.

Con la intención de impulsar las iniciativas que pueda rodear el uso práctico del auto, Toyota Motor Corporation e Hino Motors, Ltd. comparten un objetivo clave en todos estos procesos: reducir las emisiones de CO2 en los próximos 30 años; además, buscan mejorar sustancialmente el rendimiento de los camiones de gran tonelaje, y la respuesta a estos ambiciosos objetivos es el hidrógeno.

Amables con el medio ambiente
Los pesados automotores son usados para el transporte de carretera, por lo tanto deben ofrecer una buena autonomía y capacidad de carga. Es por eso que los vehículos de pila de combustible, que su base es de hidrógeno, se consideran más eficaces pues emplean la motorización óptima para garantizar su amabilidad con el medio ambiente y al mismo tiempo, una funcionabilidad extraordinaria.

El vehículo en proceso de producción aprovecha al máximo las tecnologías que ambas marcas han ofrecido durante años. La idea gira alrededor de un chasis diseñado con una configuración óptima para un vehículo de pila de combustible, y que el peso total sea reducido para garantizar una capacidad de carga suficiente.

De acuerdo con las especificaciones técnicas, consta de dos grupos de pila de combustible de Toyota –la cual se desarrolló recientemente para la segunda generación del Toyota Mirai– e incluye un control de tracción aplicado para híbridos pesados, las cuales ha desarrollado Hino. La autonomía piensa rondar los 600 km para lograr el objetivo de alcanzar un alto nivel de respeto medioambiental y funcionalidad de vehículo comercial pesado.