Una boda que se estaba celebrando en la comunidad de Kailua-Kona en Hawaii, estuvo a punto de naufragar y perderse en aguas del Océano Pacífico.

 

 

Por fortuna los contrayentes e invitados pudieron sobrevivir a un feroz ataque de la naturaleza, cuando enormes olas que según las autoridades meteorológicas superaron los 6 metros de altura y sobrepasaron las barreras de contención para inundar el altar donde Dillon Murphy ponía a su prometida el anillo de matrimonio como símbolo de unión perpetua.

 

“Estábamos justo en el momento en que íbamos a empezar a mover un par de cosas y, sí, este gran muro básicamente apareció”, dijo Murphy al medio KHON. “Y por suerte no había comida en ninguno de los contenedores, la torta por suerte sobrevivió”.

 

A pesar de que la pista de baile quedó destruida, las mesas y la silletería en medio del agua, la fiesta continuó en el Hulihe’e Palace de Kailua-Kona.

 

Una de las invitadas al banquete, la escritora Sara Ackerman, pudo con su cámara grabar el momento exacto cuando las olas entraron al escenario justo faltando 5 minutos para iniciar la ceremonia.    (Clik para ver video en redes sociales)  https://bit.ly/3OjXyk0

 

Histórico

La furia natural que azotó la costa sur de Hawaii, también causó además enormes daños en casas de condominios, vías y establecimientos de comercio.

 

Las gigantescas olas golpearon las costas orientadas al sur de las islas de Hawai en medio de un oleaje que el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos calificó de “histórico”.

 

El meteorólogo Chris Brenchelly Departamento de Tierras y Recursos Naturales de Hawái, afirmó a los medios de comunicación que era el mayor oleaje en más de una década con olas de hasta 7 metros.