Risaralda es hasta ahora el único departamento en el país que definió en su Plan de Desarrollo una estrategia específica y directa para enfrentar el tema de la pobreza.

 

Entre los principales objetivos  del Plan Departamental de Desarrollo 2020-2023 “Risaralda Sentimiento de Todos”,  está  el propósito de disminuir el Índice de Pobreza Multidimensional – IPM a 11,7%.

De acuerdo con el gobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas, lo anterior implica inversiones cercanas a los $230 mil millones en temas de salud, educación, vivienda, servicios públicos, trabajo decente y protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes.

En esta tarea están comprometidas las secretarias de Desarrollo Social, Educación, Desarrollo Económico y Salud, así como las gerencias de Aguas y Aseo y la Promotora de Vivienda, a través de la ejecución de 11 subprogramas y el cumplimiento de 43 metas de producto.

La decisión del Gobernador de apostarle a esta meta, se basa en el hecho de que una de las consecuencias directas del Covid-19 es el incremento de la pobreza, por lo cual la institucionalidad pública se debe movilizar para evitar que las privaciones afecten la calidad de vida de las familias.

En tal sentido  Humberto Tobón, asesor del Departamento en materia de formulación del Plan de Desarrollo, explicó que la Gobernación de Risaralda intervendrá sobre las cinco dimensiones y los quince indicadores que permiten medir la pobreza multidimensional, que es una metodología que utiliza Planeación Nacional y el DANE para medir la pobreza en Colombia e indicó que la línea base de IPM en el departamento es de 12,5% (2018).

“Risaralda es el único departamento en el país que definió en su Plan de Desarrollo una estrategia específica y directa para enfrentar el tema de la pobreza, usando para ello los instrumentos sobre los cuales tiene gobernabilidad y capacidad de inversión”, dijo Tobón.

Informó que el departamento tiene actualmente 10 municipios con niveles de pobreza multidimensional superiores al 30%, de acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda del Dane del 2018, y dos de ellos, Mistrató y Pueblo Rico, superan el 65%.

“Tanto Pueblo Rico como Mistrató, donde hay una gran población de indígenas y afrocolombianos, tienen niveles de pobreza multidimensional del 80% en el sector rural. En tanto, Marsella, La Celia, Belén de Umbría y Santuario tienen una pobreza multidimensional en el campo entre el 50% y el 60%” puntualizó, pero, además explicó que la medición de los avances bianuales se realizará utilizando los microdatos de las bases de información anonimizada dispuestas por el DANE.