Los alcaldes de cuatro municipios tendrán una mesa de trabajo con el Ministerio del Interior para concertar estas medidas.

Los mandatarios de Dosquebradas, Diego Ramos; de Santa Rosa de Cabal, José
Rodrigo Toro Montes; de La Virginia, José Villada Marín, y de Pereira, Carlos Alberto Maya López, se apartaron de la propuesta del gobernador de Risaralda de cerrar la ciudad de manera indefinida ante los altos contagios por el COVID -19 en el departamento y propusieron una alternativa para evitar el colapso de la economía.

Durante un encuentro con los gremios de la producción, a la que asistieron además
los concejales de la ciudad, los cuatro mandatarios decidieron tomar medidas
alternativas, que serán concertadas con el Ministerio del Interior.

“La pandemia del desempleo es la que más me preocupa, y en ese orden de ideas,
los alcaldes aquí reunidos, y tras escuchar ideas de los asistentes a la reunión,
definimos los siguientes temas”, precisó el alcalde de Pereira.

La primera medida es la activación de la economía en los cuatro municipios por
horas y por sectores, con el fin de evitar aglomeraciones y aplanar los picos de
movilidad y cierres de establecimientos de comercio.

La segunda propuesta es suspender la alternancia educativa para cuidar la salud
de niños y niñas. Esta decisión solo depende del Gobierno nacional.

Por último, se le hizo un llamado al gobierno nacional y en especial al presidente de la República, Iván Duque Márquez, aplazar y retirar la reforma tributaria, que ha provocado manifestaciones públicas y posibilidades de mayor contagio.

El alcalde de Pereira reiteró que el cerrar una ciudad es precipitar a los habitantes
de la región a la quiebra. “Las empresas, los comercios y las industrias no son los
enemigos de la pandemia; estas son un vehículo para garantizar la calidad de vida
de los ciudadanos, a través de la generación de empleo”, explicó el mandatario de
los pereiranos, quien además reiteró que “cuando cerramos una ciudad estamos
aplazando el dolor para la semana siguiente”.

Durante la reunión a la que asistieron representantes de los gremios, concejales y
empresarios, los mandatarios del área metropolitana y de Santa Rosa de Cabal
estuvieron de acuerdo con la posición del alcalde Carlos Maya, en el sentido de que
es preciso tomar una medida que cuide la vida de los ciudadanos y garantice la
generación de empleo.

“Al cerrar una ciudad va a ser mucho más grave el remedio que la enfermedad. Nos
estamos apartando de quienes consideran que la solución es cerrar la ciudad, no
por intuición, sino por la revisión de datos, análisis con expertos y lecturas
especializadas”, agregó el mandatario de los pereiranos,  Carlos Alberto Maya.

Varios sectores económicos de la ciudad expresaron públicamente la difícil
situación por la que atraviesan, y además de estar de acuerdo con los alcaldes del
área metropolitana y de Santa Rosa de Cabal en que el cierre de la ciudad no es la
solución para enfrentar la pandemia, respaldaron las medidas adoptadas por los
mandatarios.

“Nosotros somos los que pagamos los platos rotos de los desórdenes que hay en la
noche”, dijo el representante del gremio gastronómico, Diego Paneso.
Cotelco, a través de su directora ejecutiva, Alejandra Sánchez, explicó que
“amanecimos hoy con el 30 por ciento de ocupación hotelera y si cerramos la
ciudad, vamos a una inminente quiebra”.

En igual sentido se pronunció el señor Alberto Vanegas Tamiz, de Asemtur, así
como los representantes de bares y discotecas, de artistas musicales, del sector del entretenimiento y del transporte especial de pasajeros, entre otros.

“A nosotros lo que nos preocupa es un brote social”, comentó el presidente del
Comité Intergremial, Jaime Cortés Díaz.