“Vaca pa’ las jirafas”, hizo que los pereiranos a través de sus aportes, lograran hacer realidad el propósito del alcalde Juan Pablo Gallo, de traer desde México hasta el Bioparque Ukumarí, una pareja de jirafas que se convierten en las únicas de esa especie en Colombia.

El próximo 18 de agosto, día en que se realizará el Safari nocturno en el Bioparque, dichos ejemplares se presentarán al público, después del proceso de cuarentena.

De igual manera la administración municipal dispondrá un día en el que muchos pereiranos, podrán ver estos majestuosos animales de forma gratuita, como agradecimiento a la gesta cívica que hizo la ciudadanía para traer estos mamíferos.

Juan Pablo Gallo, alcalde de Pereira, manifestó que el traslado no hubiera sido posible sin los aportes de la ciudadanía, logrando obtener más de $ 1 millón, y que sumando todas las ayudas, se llegó a un total de $ 50 millones.

El traslado

El 10 de julio las jirafas salieron del zoológico Africam Safari ubicado en Puebla hasta Ciudad de México, allí pasaron la noche. El 11 de julio a las 8:00 de la mañana, viajaron a Cali en un vuelo de 4 horas, allí tramitaron su ingreso legal.

El mismo día a las 2:30 de la tarde, empezaron su travesía por tierra en unos guacales adaptados y gracias a una reconocida empresa transportadora de Pereira que donó toda la logística del traslado, los imponentes animales viajaron de la capital vallecaucana con rumbo a su nuevo hogar en Ukumarí.

En este trayecto ocurrió algo curioso y es que una de las jirafas quito uno de los cordones del guacal y sacó su cabeza, pero no hubo problema.

Sandra Correa, gerente de Ukumarí, dijo que el costo de la aeronave fue de US$ 20.000, es decir $60 millones, un costo que no fue elevado teniendo en cuenta que en las primeras cotizaciones se hablaban de costos de alrededor de $600 millones.

Pareja

Las jirafas son una hembra y un macho. Aproximadamente miden 2,70 metros de altura, siendo la hembra más alta que el macho por el momento. Los ejemplares llegarán a medir 6 metros de altura.

Estos animales están pesando alrededor de 450 kilos y como se puede ver en las imágenes, una tiene más vivos los colores que la otra. Son los más altos del mundo y son herviboros, es decir se alimentan de pasto y follaje de los árboles.

El macho tiene un año y unos cuantos meses de vida, mientras que la hembra tiene un año cumplido, por lo que todavía son considerados como jirafas bebés.