La madre y el hijo murieron ahogados en el mar cuando disfrutaban de la nieve en una playa de Estocolmo.

 

Una tragedia vive una familia del municipio de Dosquebradas, luego de perder a dos de sus miembros cuando disfrutaban de un paseo en Europa.

 

Francia Sierra (madre), de 32 años de edad y su hijo Julián Sierra, de 15, se encontraban caminando sobre el hielo, mientras Valentina y Alexa, también menores de edad, hijas de Francia, hacían videos y tomaban fotografías; de repente  el hielo se reventó quedando atrapadas en las aguas las dos personas.

 

El Diario Aftonbladet, de Suecia informó que la alarma de servicio de emergencia llegó a las 15.47 de ayer miércoles, indicando que unas cinco personas estaban en el hielo en las afueras de Langsand, al este de Skutskar, en el norte de Uppland.

 

Cuando llegaron los rescatistas faltaban dos de esas personas que estaban en el hielo y presumieron que habían atravesado el hielo, al norte de Langsand, dice Christer Haglund, oficial de prensa en el Centro de Rescate del Mar y Aire.

 

Desde ese momento con todos los medios se inició la búsqueda de los desaparecidos, “Tenemos un gran esfuerzo con los servicios de emergencia, ambulancia y helicópteros ambulancia. Tenemos un aerodeslizador sobre la marcha y el helicóptero de rescate de la Administración Marítima Sueca está buscando el área ahora “, agrega el vocero de prensa, los buzos estaban en el lugar a bordo de los barcos de la Guardia Costera y los buzos de rescate también estaban en camino desde Falun.

 

Después de cuatro horas de búsqueda, es decir a las 3 de la tarde hora colombiana, la Administración Marítima de Suecia anunció que los buzos encontraron dos personas bajo el agua en medio de trozos de hielo.

 

De paseo

Geonoticias.net,  pudo conocer, Francia junto a sus tres hijos viajó a Estocolmo el pasado 23 de diciembre, con la intención de pasar unos días de vacaciones, pero un mes después encontró la muerte de manera trágica.

 

Anoche los cuerpos rescatados permanecían en la Morgue de Suecia, mientras las dos menores estaban bajo custodia de las autoridades Suecas.

 

En Dosquebradas, Risaralda, la familia pidió ayuda a la Cancillería colombiana y a la ciudadanía, colaboración para la repatriación de los cuerpos para darles cristiana sepultura en esta localidad.