Con un amplio recorrido por el sector público, Carlos Albeiro Cardona, ahora se propone lograr un escaño en la Corporación Concejo de Pereira.

 En representación del Nuevo Conservatismo que orienta el exgobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas, este dirigente cívico pretende convertirse en un vehículo que sirva de enlace entre las comunidades y la administración municipal, quiere fomentar y presentar proyectos para mejorar la movilidad y en especial la seguridad en la ciudad, toda vez que le preocupa el alto índice de prostitución que se refleja en las calles y parques de la capital risaraldense.

Cardona es un hombre de 47 años, casado hace 25, se ha desempeñado como ejecutivo de pensiones en el Seguro Social: durante la gobernación de Víctor Manuel Tamayo, tuvo a su cargo a través de una empresa sin ánimo de lucro, el manejo del personal de los hospitales San Pedro y San Pablo de La Virginia y San Vicente de Paúl de Santa Rosa de Cabal.

Además en el tema de contratación, ejecutó varios proyectos en municipios del departamento donde dejó impresa su transparencia y legalidad.

Se considera un hombre limpio, sin ningún tipo de impedimento para ser elegido en una corporación desde donde tiene todo el ánimo y decisión de trabajar por los sectores más necesitados.

De la mano del exgobernador Tamayo, y toda la dirigencia del Nuevo Conservatismo, se propone sacar adelante el proyecto.

Asegura el aspirante a concejal de Pereira, que la idea de presentarse a la contienda por el nuevo movimiento político nace de la necesidad que tiene la ciudad de solucionar los problemas y las diferencias que surgieron con el conservatismo oficialista, sobre todo con los representantes Merheg y Juan Carlos Rivera; de esa manera quieren hacer un trabajo diferente, de base y muy similar al que hacía Jaime Salazar Robledo.

Por lo pronto Carlos Albeiro Cardona, adelanta una labor social con su equipo de trabajo, llevando a las comunidades el programa de Terapia Neural, que ideó su jefe político.

En dirigente reconoce que la colectividad azul está dividida, por eso le pide a sus amigos y seguidores que respalden el voto de confianza que les está proporcionado el exgobernador Tamayo y de esa manera elegir gente buena, la misma que le está dando vida al Nuevo Conservatismo, cuya finalidad es hacer de la ciudad y el departamento los mejores vivideros del país.