La aspiración del médico de llegar al Concejo Municipal de Santa Rosa, es avalada por el Movimiento Alternativo Indígena y Social, MAIS

 

Álvaro Mejía Castrillón, exciclista profesional que dejó en alto los colores de la bandera colombiana en el exterior, ocupando primeros lugares en las grandes competencias de ese deporte; hoy en día es un médico general y deportólogo, actividad que desarrolla mirando hacia los sectores más vulnerables, buscando que aquellas personas que no tienen acceso a servicios de salud, encuentren en él una ayuda para solucionar sus dificultades en tal sentido.

 

En medio de su labor profesional, asegura que encontró a muchas personas que quieren sacar a Santa Rosa de Cabal adelante, de todos los problemas que ha presentado en los últimos tiempos, debido a las malas administraciones; en consecuencia pensó que desde el Concejo Municipal podría servirle más a los santarrosanos y con decisión emprendió una carrera, ya no en bicicleta, sino caminando calles y visitando todos los rincones de la ciudad, llevando sus propuestas para que la ciudadanía las analice y le permitan obtener una curul en la Corporación edilicia de la ciudad de las Araucarias.

 

La tarea

Mejía Castrillón sabe que tiene que hacer una tarea muy juiciosa, centrarando su trabajo en la salud y el deporte, dos temas que están ligados directamente con sus proyectos dirigidos a los jóvenes que se han estado perdiendo en medio de la drogadicción por falta de orientación y oportunidades de ocupar el tiempo haciendo deporte; en tal sentido tiene su fijada la meta de propender por la creación de escuelas de formación básicas pero bien fundamentadas, con monitores bien preparados que vayan no solo a la zona urbana sino también al campo con programas que le enseñen a los jóvenes un deporte específico; para ello se requiere construir escenarios en los cuales puedan desarrollar y poner en práctica sus enseñanzas.

 

Como médico, afirma que ve con preocupación cómo en el sector rural no se están llevando a cabo las jornadas de salud como deben ser por las diferentes entidades que tienen esa responsabilidad. “Desde hace un tiempo me he dedicado a realizar estas jornadas no solo en Santa Rosa, sino también en otros municipios, y he podido comprobar que el campesino requiere de ellas a todo momento y no esporádicamente”, precisa Mejía Castrillón.

 

Considera que una vez llegue al Concejo, trabajará para que esos proyectos se conviertan en programas y se ejecuten con toda responsabilidad, teniendo en cuenta además que será de gran impacto ya que se disminuirán las consultas en los hospitales, porque el médico irá hasta el campo y estará más pendiente del estado de salud de los campesinos.